Página 1 de 28 12311 ... ÚltimoÚltimo
Mostrando resultados del 1 al 10 de 280

Tema: Anécdotas en colectivos

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    agosto-2008
    Ubicación
    Ciudad Autonoma de Buenos Aires, Argentina
    Mensajes
    2,973

    Predeterminado Anécdotas en colectivos

    Abro este thread para que todos podamos contar nuestras anecdotas más graciosas, curiosas, o las que quieran, que les hayan suucedido arriba de un colectivo.

    Antes que nada, me pario haber visto algun post parecido, pero usando el buscador, no encontre nada, asique cree este nuevo. Si ya había alguno, unan los threads y editan este mensaje.

    Paso a contarles algo que me paso ayer, que nunca antes habia visto que sucediera en un bondi:

    A las 21 hs aprox, me tomoe l 92 en la esquina de Coronel Diaz y Santa Fe. subo a un arcopolo Viale (de chasis muy chiquito). Solo quedaban libres los asientos que estan mirando para atrás, asique me siento en el par que esta frente a espacio para sillas de rueda. Apenas me siento, huelo un terrible olor a meo y justo enfrente mio habia un vagabundo,en el hueco apra las sillas de ruedas, mirandome de frente, con una bolsa con ropa en su mano, que la agarraba cual Doctor Chapatín, Agarrado de esa "parecita" de madera recubierta en plastico, que esta frente a tus piernas cuando estas sentado. Yo practicamente no respiraba y ensaba que si no hacia algo para poder soprotar el olor iba a llegar a mi casa con un paro respeiratorio. De repente, este hombre de uno 50 años de edad,c on un piloto negro en su mano, empeiza a golpear esta bolsa contra el cañoq ue estava frente a mi y contra la ventanilla, al grito de "Puta madre!" y se empezaba a balancer, casi callendose sobre las barandas, a pesar que el colectibo practicamente ni se movía. Despues empezo a golpear con su mano al caño y a esta parecita, haciendo que tiemble todo el caño (kito que hacia que se moviera todo!) y sus gritos cada vez más fuerte. Como ya no soportaba el olor, no me importo viajar parado, y me fui para atras. El colectivo empezo a lelnarse y todos se amontonaban atrás, nadie de los escalones para adelante. Luego el tipo este se mueve a al lado de la mqaquina de boletos, que estaba del aldo de las puertas y no detras del chofer, como es habitual. No habia mas lugar atras, por lo que la gente se tubo que poner al rededr de esta perona, y el hombre seguia olpeando su bolso contra todo lo que encontraba, incluida la máquina. El olor a meo ya llegaba a la parte de atras de todo!!. Era un olor auceabundo que em relajo el estómago. De protno, empeiza a saltar y dar patadas contra el piso,q ue retumbaban en todo el bondi, siempre al grito de Puta MAdre, nunca emitio otra palabra que no sea esa frase. Despues de un buen rato de viaje, donde todos los pasajeros ya no podiamos contener la risa ante el individuo y los saltos que pegaba agarrado de los pasamanos, golpeando el piso.El chofer ve a un policia, apra el colectivo y le dice al oficial: Me ayudas con este hombre?". Acá pensé yo se arma el quilombo, pero no, el polici subio nomás campante, se acerca a dodne estaba este hombre, lo agarra del brazo y lo baja pòr la puerta del medio, en 3 segundos estaba el vagabundo abajo, sin decir nu MU. El policia nisiquiera detubo su mar camnar en uçalgun momento, sube pro adelante, pasa por frente a la maquina, lo agarra y lo baja XD. Y cuando lo bajo, un kiosquero que estaba en al peurta de su engocio, con quien estaba habñando el policia antes de subir a ayudar al chofer, se e hacerca al vagabundo y le habla. Asíque me da la impreionq ue ya es un personaje conocido. Pobre tipo, no estaba ni borracho ni nada, simplemente, tiene serios problemas en la cabeza. Despues me puse a penasr si el pobre tipo quisas junto moneda por moneda apra pagar el boleto y lo hicieorn bajar o quizas no pagó y el chofer lo subio de onda, pero no loa gunató más y lo hizo bajar XD.

    Pero a pesar que el tipo se bajo (bah, lo bajaron) el olor seguía, especialemnte adelante. Cuando me acerco a esa zona para bajar se vuelve a sentir el fuerte olor a orin de neuvo. Resulta que habi toda una gran mancha en el piso, en el espacio de las sillas de ruedas. Al parecer el tipo se meo ensima, y como no habia ningun tipo de alfombra ni nada, el piso lo fue "absorbiendo" y quedo como humeda la aprte esa. Ahora me pongo a epnsar. no se habra sentado y emado en el asiento que me sente yo?. El "charco" estaba justo enfrente a este asiento

    Bueh, nunca em habia pasado algo asi, de que la policia tenga que bajar a alguien XD, pero me hizo más ameno un viaje que duro 35 minutos (record de tiempo, hizo rapidisimo)

  2. #2
    Fecha de Ingreso
    noviembre-2008
    Ubicación
    Villa Ortúzar
    Mensajes
    5,076

    Predeterminado Re: Anecdotas en colectivos

    Hola Fer ... que viajecito .. jejejeje !!!!
    Pobre tipo, menos mal que no le hicieron nada ...

    Acá va mi aporte ....
    Una vez me tomé un TAC -cuando estaba en sus últimas- Subí en Retiro con rumbo a Villa Mercedes (SL) y como siempre, me ubico en mi asiento predilecto, en adelante LAS PANORAMICAS, para que nos podamos entender son cualquiera de los 4 asientos de arriba adelante de todo.

    Me toca el 383 un Metalsur modelo Arrowliner, el que mas me gusta de los micros de larga distancia. En este caso mi asiento era el 4 (ventanilla del lado derecho) Es un servicio lechero, de los que paran en todos los pueblos, por lo que desde Retiro no son muchos los pasajeros que suben. En la 1 se ubica un "señor", digámosle así, (la ventanilla del lado izquierdo) y no le di mayor importancia.

    Ya sobre la General Paz, ni habíamos llegado a Liniers todavía, me había empezado a romper soberanamente las pelotas. Tenía un pedo encima tal que jamás llegué a ver a nadie en ese estado .... y pensé para mis adentros ... bancármelo así hasta Villa Mercedes ...... vamos a terminar mal acá adentro ...... Salimos 22:30 y la única opción que se me ocurrió fue esperar hasta que se durmiera, lo cual gracias a Dios fue muy pronto.

    Para que se hagan una idea de la situación fue el 09 de Julio del 2007, el dia de la gran nevada. En realidad yo había salido el sábado 07 para llegar el domingo 8 a la mañana. Unos amigos mios ya estaban allá y yo iba a encontrarme con ellos.

    El viaje se desarollaba con normalidad. Mi idea era adentrarme en el desvío de La Picasa en horas de la noche, de ahí el haber elejido ese servicio, ya había pasado por ahí en otra oportunidad de dia, pero quería pasar de noche. Pasamos Junín y yo ya estaba espectante. Pasamos L. N. Alem, Vedia y Alberdi y yo cada vez mas ansioso. Nos acercábamos mas al kilómnetro donde debíamos entrar ...... y al pasar ... éste sigue derecho ..... Adonde mierda va, pensé. Y bue ..... a la gran Kristi se le ocurrió habilitar la ruta el miércoles anterior [ K y la P. M. Q. T. R. M. P ] pero pude conocer el tramo de la ruta recientemente inaugurado.

    En fin, volvamos a este gran señor, el de la "1" -en adelante EL GAUCHO- y ya sabrán porqué. Seguíamos viaje y yo lamentaba la reciente inauguración aunque disfrutaba la ruta, ya que no conocía la 7 mas allá de Rufino. Empezaba a amanecer y llovía. Hacía un frio de cagarse. No esperen que en esos momentos de la TAC los coches andubieran de 1.000 maravillas, lo mínimo que tenía ese coches es que no le andaba la calefacción, todo lo demás no viene al cuento. Seguía lloviendo y yo veía el suelo teñirse de blanco. Acá debo aclarar que jamás hasta ese momento había visto nevar en ningún lugar. Finalmente ya el paisaje era blanco por completo y pensé .. "ESTA NEVANDO !!!!!" En este momento no se me ocurre mejor idea que llamar por cel a mis amigos y despertarlos con la novedad. Y quien creen que se despertó tambien con mi llamado ????? .... No adivinan ??????? .......

    Jajajajaj !!!!! La verdad ya estaba un poco mas sobrio y logré ver su vestimenta. Al margen de esto, que de última no viene al caso, que hace ? ... se despereza, me saluda ... buen dia compañero, me dice .. jejeje !!! se agacha a sus bolsos y saca una copa y una botella de vino. Se sirve una copa, la alza fente a mi y dice .. por la salud del buen conductor .... y comienza a beber .... Hecho esto se levanta y urga en los compartimientos de los equipajes y baja una guitarra, para que seguir relatando, verdad ????

    En eso entramos a Justo Daract, sube el chofer y nos dice .... "vamos a esperar un rato a ver si nos autorizan a seguir" ... Por supuesto que aprovechamos todos a bajar a sacar fotos por ahí, todos muy contentos con la nevada. Y entre foto y foto le voy a sacar al coche mio. Le saco y se me planta el GAUCHO frente al coche y me dice .. sacá una, sacá una ...y que iba a hacer .... véanlo ustedes mismos ......







    Cosas que pasan ........ No me quejo, fue una linda anécdota, pudo haber sido otra cosa y hoy es un lindo recuerdo.

    Saludos !!!!
    Última edición por Carlos F; 01-feb-2009 a las 12:00

  3. #3
    Fecha de Ingreso
    agosto-2008
    Ubicación
    Ciudad Autonoma de Buenos Aires, Argentina
    Mensajes
    2,973

    Predeterminado Re: Anecdotas en colectivos

    jajaj, muy buena la foto con el gaucho XD

  4. #4
    fanabondis Invitado

    Predeterminado Respuesta: Anecdotas en colectivos

    Jajaj re metido el gaucho... Y de la primer anecdota, a mi es algo que me pasa unas cuantas veces ya...Personas que no estan bien de la cabeza y los mandan solos al tratamiento que hacen en el incucai por ejemplo.. He visto de todo, desde personas que se hacen encima, estan los que no se quieren bajar y tenemos que esperar hasta que alguien logre bajarlos, se agarran al asiento y gritan...Y personalmente a mi hubo un pibe, tendria unos 23 años que casi siempre coincidiamos en el 107, tenia problemas mentales y no hablaba bien, solo emitia sonidos que encima eran fuertes,bruscos que asustaban. Siempre me saludaba, era medio cargoso y ,aunque me daba algo de miedito, yo tambien lo saludaba, hasta ahi..

    Un dia, volviendo de Ciudad, estaba yo en el primer asiento, porque iba con un chofer conocido y sube en Ramsay, apenas me ve me saluda, lo saludo... Se paro enfrente mio, cuando habia un monton de asientos libres.. El chofer al ver que no se iba le dijo que se sentara, que tenia mucho viaje todavia, a lo que el, medio enojado hizo caso y se sento, justo atras mio,en el asientos de espaldas (eran los OA101)..
    Seguimos viaje, hasta que en un momento siento que algo me estira el pelo, cuando me corro y me doy vuelta, estaba el pibe literalmente babeandome la cabellera.. me chupaba el pelo,lo olia... Casi me muero de la impresion y del asco... Ahi nomas salte del asiento y el pibe solo se reia..Por lo que solo putee para mis adentros, no le pude decir nada.. Me moje el pelo con un poquito de agua que me presto un pasajero y fue...Al rato se bajó y nos quedamos hablndo con el chofer de que el pibe tendria que salir acompañado, porque en ocasiones debido a su enfermedad mental, al no poder controlar (algunos, no digo todos) su excitacion, podrian ser peligrosos.

    Yo entiendo que el no tenga la culpa, tiene una enfermedad. Por eso solo lo recuerdo como una anecdota rara y hasta me rio...

  5. #5
    Fecha de Ingreso
    noviembre-2008
    Ubicación
    en la Tierra del Sol y del Buen Vino
    Mensajes
    2,042

    Predeterminado Re: Respuesta: Anecdotas en colectivos

    La parte buena de tu anécdota es que podés decir que los hombres LITERALMENTE se babosean por vos

    Pero igual... medio que en el momento debe ser chocante...

  6. #6
    Fecha de Ingreso
    diciembre-2008
    Mensajes
    654

    Predeterminado Re: Anecdotas en colectivos

    Una vez iba por la madrugada en el 188 (debe haber sido bastante temprano o bastante tarde, porque entre la 1 y las 5 esa línea no circula). Éramos dos personas además del chofer. El colectivo estaba parado en el semáforo de Pichincha y Brasil cuando un individuo golpeó la puerta. El chofer se ve que lo reconoció y le hizo señas de que no le iba a abrir, pero cuando insistió, seguramente viendo que el semáforo no le daba paso, decidió ablandar su actitud y abrirle.
    Entonces entró. Era un señor bastante deshecho, que se notaba alcoholizado. Acto seguido eludió la máquina y se dirigió hacia el fondo de la unidad, donde estábamos los dos pasajeros, y empezó a pedir monedas para pagar el viaje.
    Al ver eso, el chofer se levantó de su asiento, fue hacia el individuo, con las dos manos lo agarró de la ropa y lo sacó del colectivo, a la calle. El semáforo, entonces, se puso verde, y el viaje continuó.

  7. El siguiente usuario agradeció a Wilbury por este comentario:


  8. #7
    fanabondis Invitado

    Predeterminado Respuesta: Anecdotas en colectivos

    Jjaja! Ysi en el momento me asuste, aparte fue tan rapido que ningun pasajro me llego a avisar..El pibe me agarraba y yo en mi afan de querer soltarme stirando mi pelo, me lamia la mano tambien.. Fue desagradable! Pero nunca se puso violento, solo seguia sus instintos digamos.. Re contento se reia! Jjaja, Pobrecito..

  9. #8
    Fecha de Ingreso
    agosto-2008
    Ubicación
    Ciudad Autonoma de Buenos Aires, Argentina
    Mensajes
    2,973

    Predeterminado Re: Respuesta: Anecdotas en colectivos

    Cita Iniciado por fanabondis Ver Mensaje
    Jajaj re metido el gaucho... Y de la primer anecdota, a mi es algo que me pasa unas cuantas veces ya...Personas que no estan bien de la cabeza y los mandan solos al tratamiento que hacen en el incucai por ejemplo.. He visto de todo, desde personas que se hacen encima, estan los que no se quieren bajar y tenemos que esperar hasta que alguien logre bajarlos, se agarran al asiento y gritan...Y personalmente a mi hubo un pibe, tendria unos 23 años que casi siempre coincidiamos en el 107, tenia problemas mentales y no hablaba bien, solo emitia sonidos que encima eran fuertes,bruscos que asustaban. Siempre me saludaba, era medio cargoso y ,aunque me daba algo de miedito, yo tambien lo saludaba, hasta ahi..

    Un dia, volviendo de Ciudad, estaba yo en el primer asiento, porque iba con un chofer conocido y sube en Ramsay, apenas me ve me saluda, lo saludo... Se paro enfrente mio, cuando habia un monton de asientos libres.. El chofer al ver que no se iba le dijo que se sentara, que tenia mucho viaje todavia, a lo que el, medio enojado hizo caso y se sento, justo atras mio,en el asientos de espaldas (eran los OA101)..
    Seguimos viaje, hasta que en un momento siento que algo me estira el pelo, cuando me corro y me doy vuelta, estaba el pibe literalmente babeandome la cabellera.. me chupaba el pelo,lo olia... Casi me muero de la impresion y del asco... Ahi nomas salte del asiento y el pibe solo se reia..Por lo que solo putee para mis adentros, no le pude decir nada.. Me moje el pelo con un poquito de agua que me presto un pasajero y fue...Al rato se bajó y nos quedamos hablndo con el chofer de que el pibe tendria que salir acompañado, porque en ocasiones debido a su enfermedad mental, al no poder controlar (algunos, no digo todos) su excitacion, podrian ser peligrosos.

    Yo entiendo que el no tenga la culpa, tiene una enfermedad. Por eso solo lo recuerdo como una anecdota rara y hasta me rio...
    Es impresionante la cantidad de discapacitados que suben por Ramsay, una vrz vi subir en una misma parada, dos sillas de ruedas, y otro con muletas,q ue no tenia piernas. Pero en este caso, estaban bien cuerdos los tres y amables con el chofer.

    Otra vez, en la 107, estaba por ir a un cumpleaños de 15,q ue lo hacian en Jonte, asique em tomo el 107 (ultima vez que me subi a un OA 105 de esa línea), , me acuerdo que era el unico ridiculoa rriba del bondi, un sabado a las 21 hs, vestido de traje XD. Y en mi misma parada, sube un pibe, de uno 13-15 años aprox , bah, de mi edad, bien grandote de cuerpo, asique parecia más, y cuando sube, se pone a gatear sobre la parte de arriba de las ruedas (imaginenese un OA 105, arriba de toda esta "tarima" gateando), todo el viaje. Por lo visto el pibe tambien tendria algun tipo de discapacidad mental.

    Pero bueno, a mi nunca se me babearon en el pelo XD

    Tambien tengo otra. Yo viajo todos los dias rumbo al cole con una amiga, que aveces nos encontramos arriba del bondi y aveces no, y resulta que en la parada anterior a la mia, la de carrasco y avellaneda, subia un pibe que iba al berthier y, como mi amiga ya estaba arriba del bondi, desde la terminal, todos los dias lo veia subir y a esta pibe, parece que le gustaba el pibe, y un dia me lo cuenta. Pero el flaco tenia tal cara de bobo (por ser fino y no decir pelo****XD). Desde ese dia, cada vez que lo veia arriba del colectivo me empezaba a reir y no sabia como dicimilarlo, aveces agarra el elu y hacia como si leyera un sms o algo asi.

    Tengo otra en la 107. Un dia, la madre de esta amiga la fue a buscar al colegio, porue tenia que arreglar un tema en el colegio, entonces a la vuelta, nos vamos todos juntos. Su amdre, su hno, ella y yo. La madre, para que se la imaginene es igual a moria casan, pero con 150 kilos. Sube, se pne a acar boleto, jsuto cuando el colectivo estaba doblando en Remedios de escaada de san martin, no se habia agarrado muy bien, por lo que se callo de culo, arriba de la rueda del otro lado XD Yo no me quería reir, per que iba a quedar muy mal.

  10. #9
    Fecha de Ingreso
    agosto-2008
    Ubicación
    Ciudad Autonoma de Buenos Aires, Argentina
    Mensajes
    2,973

    Predeterminado Re: Respuesta: Anecdotas en colectivos

    Cita Iniciado por fanabondis Ver Mensaje
    Jjaja! Ysi en el momento me asuste, aparte fue tan rapido que ningun pasajro me llego a avisar..El pibe me agarraba y yo en mi afan de querer soltarme stirando mi pelo, me lamia la mano tambien.. Fue desagradable! Pero nunca se puso violento, solo seguia sus instintos digamos.. Re contento se reia! Jjaja, Pobrecito..
    Si usabas extenciones, le regalabas una y que se la chupe solo! XD jaja

  11. #10
    Fecha de Ingreso
    enero-2009
    Ubicación
    San Cristóbal, Ciudad de Buenos Aires
    Mensajes
    7,167

    Predeterminado Re: Anecdotas en colectivos

    fanabondis es irresistible...

    Corría el año de 1975, y ya no había megaterios ni gliptodontes pululando por la Pampa Húmeda. Alguna macrauquenia, nomás.

    Salimos con mi señora una bella mañana (remember bella, es importante), de Monte Hermoso a Mar del Plata. En esas remotas épocas no había medio directo que uniera ambas urbes balnearias, pero no importa porque ahora tampoco.

    Como no íbamos a hacer dedo, porque cargábamos unas enormes mochilas que no entraban en ningún baúl normal excepto que estuviera bien vacío, decidimos viajar via Bahía Blanca. Total, estábamos de vagaciones, nadie nos apuraba, y mi mujer no conocía Bahía.

    Por la mañana temprano, ella toda insolada (Bella mañana, bellos días todos, llenos de sol. Hasta como 45 grados a la sombra.) y sin dormir porque se los había mojado la canadiense y nos pasamos como 4 horas secándola en el baño del camping, y aún así pesaba el doble. ¿Adivinen quién la cargaba?

    Colectivo 279, Cía. de Ómnibus La Acción, directo a Bahía. Directo es importante, algunos entraban a Punta Alta y daban la vuelta al perro. Este no; albricias, aleluya hermanos, etc. Salieron dos juntos, también es importante, ya verán. Colectivo, no es una expresión, era un colectivo-colectivo, cortito y petiso como los de antes. 100 km en colectivo, ay, y nosotros hechos bolsa. Por lo menos nos sentamos.

    Veintipico de km por la 78, izquierda en Ruta 3. Otros 10 km, y traca-traca-traca-pum. El pum era que se había roto la correa del ventilador. A cambiar la correa. Correa de repuesto, 5 minutos y otra vez en marcha, a la pasmosa velocidad de 80 km/h.

    Otros 10 km y ¿que escucho? Familiar traca-traca-traca-pum. Flamante correa de ventilador al tacho. No hay otra, nadie lleva dos repuestos, muy razonable salvo que 11 de la bella y calurosa mañana.

    Pasarse todos al otro colectivo, que gentil y previsor venía pacientemente detrás. Que ya venía lleno. Que por más que todo el mundo se corrió al interior etc etc, entramos a duras penas. No éramos los únicos con mochilas, y no todas las mochilas cabían en el compartimiento de equipajes. Colectivo, dije.

    Con motor de colectivo, para ser más exactos. Minga 80 km/h, con todo el peso que llevaba. 60 y gracias. Y así sin más incidente a Bahía, salvo que aún no existía el Acceso Norte, se recorrió como 38 calles todas rotas a un promedio de 20 km/h, hasta la Terminal. Que no era la actual, of course. La actual aún era la estación del FC Rosario a Puerto Belgrano (ramal Bahía), abandonada y llena de macrauquenias pastando felices y contentas. La Terminal era un lote sobre Estomba, a una cuadra de la plaza. La Terminal de todas menos La Acción, que paraba en otro lote más chiquito a una cuadra y media de allí. Bajarse, cargar mochilazas, ella insolada y yo cansado, contracturado y con la carpa mojada, y a caminar.

    Descansar un poco, comer algo, recorrer Bahía, cenar y a Mar del Plata. ¿Razonable? Nosotros creíamos que sí. ¡Craso error! Ventanilla del Pampa. ¿Una de la mañana? Perfecto, llegamos a Mdp tipo desayuno. ¿Dónde despacho las mochilas?

    Espanto, horror e incredulidad. Señor, aquí no hay despacho de equipajes, sólo para la próxima salida. ¿Cómo? Si. ¡No! Yes. ¡No puede ser! Oui, monsieur. Pobre, ya no sabía en qué idioma explicarme que el despacho era la pared del fondo de la boletería. Resignación y desaliento. ¿Y para que hora reciben? Para la una y media ... de la tarde. Eran las doce. Nos miramos, compramos pasajes, y despachamos. Fuera carpa mojada!

    Veinte ravioles con manteca después, de vuelta en la Terminal, lote al que se entraba por la misma puerta que los ómnibus (había veredita, pero de 15 cm de ancho). Mostrar boleto, subir al micro, quedarnos dormidos. A domani.

    Abro los ojos. Omnibus detenido. Miro cartel: Punta Alta. Cierro los ojos. Abro los ojos. Aún Punta Alta. Miro reloj. Hace media hora que estamos en Punta Alta. ¿Eh? Medio micro vacío. Doble ¿eh? Encaro chofer, pregunto: se rompió el embrague.

    [Aquí expresiones impublicables. Seguimos.]

    ¿Ed allora? Esperamos repuesto de Bahía, ya fueron a buscarlo. OK, que se le va a hacer. No era como si yo llevara un embrague de repuesto en la mochila. Vuelvo al asiento, más expresiones impublicables. Otra media hora, llega pickup con repuesto. Otra media hora más, y embrague cambiado. Chiflar a pasajeros dispersos Contacto, marcha atrás anda, freno, primera anda, segunda anda, tercera anda. Toma velocidad, sale de terminal, anda. Albricias, aleluya, hosanna y el micro anda.

    Anda cada vez más rápido. Muy rápido. Recuperar hora y pico de demora ¿sipi?. Sale de Punta Alta, llega a la 3, dobla en la 3, entra a Dorrego, tira varios pasajeros por la ventanilla, otros saltan y se cuelgan del paragolpes, de vuelta en la 3. Cien ciento diez ciento veinte ciento treinta (que en 1975 era como 300 ahora), y gracias a eso, además de recuperar tiempo el ómnibus ni recalentaba aunque hacía como 38 grados.

    Rumbo a Tres Arroyos, y ustedes están esperando el traca-traca pero no, no hubo traca-traca. Hubo directamente pum. O más bien PUM. De esos PUM que uno mira hacia atrás, porque en esa época los ómnibus no tenían baño, ni bar, ni nada, pero tenían unas mononas ventanillas traseras que si te agarraba la nostalgia dejaban ver donde habías estado hace un minuto ... decíamos, PUM que uno mira hacia atrás y ve volar los pedazos de goma reventada saliendo de debajo del micro en prolijo abanico, los más grandes al medio y los más chiquitos hacia los costados.

    Lógico, si uno lo piensa. Menos mal que el chofer no estaba interesado en la lógica, porque se tiró encima del volante, trabó los bíceps con los rayos del susodicho, y después de que el ómnibus pegó unos cuantos saltos para aquí y para allá (a ciento treinta, ¿si?) espantando a tres autos, dos camiones y una chata verdulera, logró detenerlo sobre la ruta misma unos doscientos metros mas allá. Menos mal, porque la banquina era de pasto, verde y alto. Si la hubiera tocado, todavía estábamos patinando.

    Sólo que en realidad no fue el chofer el que detuvo el micro (ni se le ocurrió tocar el freno, con los saltos que pegaba), sino la inteligencia artificial del mismo vehículo. Que como en esa época no había computadoras a bordo, dicha IA era más artificial que inteligencia, y consistía básicamente en el chassis rozando el pavimento de hormigón, tirando chispas muy bonitas y vivarachas. Suerte que el tanque de nafta estaba atrás. Digo yo, por las dudas.

    Todo el mundo abajo. Con 38 grados. Parados a la sombra del vehículo que era de como medio metro de ancho (tres y pico de la tarde y en huso GMT -2, como ahora). Pasto alto. Nube de tábanos. Lindos los tábanos, bichitos de la Naturaleza, por qué no se van a picar a la Naturaleza y nos dejan en paz, pero debía ser sordos los tábanos, pobrecitos, porque no se fueron. Baja chofer, mete el gato (que todavía se llamaba crique), sube micro, cambia goma, baja crique, y arriba todos.

    ¿Si? ¿Se lo creyeron? El micro estaba apoyado sobre el pavimento. En esa época los micros tenían seis ruedas seis, no ocho mil como ahora. Dobles atrás, simples adelante. Delantera derecha kaput, puente De Dion, o sea semiejes independientes. Corolario: no hay espacio para meter el crique, todo elsemieje está apoyado en el pavimento. No hay radio, no existe celular, el pasto está demasiado fresco para hacer señales de humo. No pasa ni el loro. Próximo camión de auxilio en Tres Arroyos, si no está durmiendo la siesta. Probablemente esté durmiendo la siesta.

    Milagro de milagros. Aparece cadete de Puerto Belgrano, tamaño miseria espantosa. Logra meterse por el otro lado del micro a riesgo de quedar claustrofóbico para el resto de su vida, e insertar un crique bajo la caja del diferencial. Suerte, o feliz error de la gente de mantenimiento, no importa: llevábamos dos criques, aleluya hermanos. Como dieciocho forzudos de circo accionando larga palanca manual (nadie tenía criques con bomba de aceite entonces, eran enormes y muy pesados, sólo en gomerías y afines) ... dale palanca hasta levantar todo el peso de la parte delantera del micro, para se soltara el semieje, y la rueda derecha quedara en el aire y pudieran insertar el segundo crique.

    Después cambiamos la goma, subimos, de vuelta a ciento ...veinte, por las dudas, y no pasó nada más hasta llegar a Mar del Plata. Excepto que llegamos como a las doce de la noche, no había ni un barcito abierto cerca de la Terminal donde comer una milanesa, y tuvimos que seguir rumiando los ravioles de Bahía hasta el día siguiente.

    Todo eso pasó, en un solo día y sin exagerar. Excepto lo de las macrauquenias, que las únicas que vimos estaban en el Museo de Ciencias Naturales de Monte Hermoso. Pastando felices y contentas.
    Última edición por geb; 02-feb-2009 a las 02:35

  12. Los siguientes 5 usuarios agradecieron a geb por este comentario:


Normas de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
  • BB code is On
  • caritas están On
  • [IMG] está On
  • [VIDEO] code is On
  • Código HTML está Off