Mostrando resultados del 1 al 5 de 5

Tema: Cuentos de los usuarios

  1. #1
    Fecha de Ingreso
    agosto-2015
    Ubicación
    San Justo, La Matanza
    Mensajes
    96

    Predeterminado Cuentos de los usuarios

    RECORRIDO

    Ramiro vive en el centro de Ensenada. Decide ir a pasear, a visitar a su tío Ricardo, que hace un tiempo se mudó a Ingeniero Maschwitz. Como no tiene horario ni apuro, prefiere estirar las piernas antes que estar parado en la esquina, aún con el riesgo de perder el 275; pero no sólo no lo pierde, sino que debe esperar un rato, ya cerca de la cancha de Cambaceres.
    El Fuerte Barragán es una albóndiga con los asientos hundidos que, a las chapas, llega rápido a La Plata. Hay paro de trenes, así que no le queda otra opción más que los colectivos.
    Se espanta ante las dos cuadras de cola que hay para tomar el Río de la Plata, por lo que se sube a un 273 con demasiado olor a gasoil gracias a las ventanillas trabadas, y se baja en la Rotonda de Alpargatas. Viaja lento por el tráfico, pero va sentado.
    El lugar es peligroso, con la gente esquivando autos y haciendo fila al costado de la ruta, y, sin dudarlo, se toma el primero que pasa; un 324 nuevo, de piso bajo, que lleva pocos pasajeros. No sabe bien el recorrido, pero sabe que pasa por Quilmes, de ahí le va a ser más fácil manejarse. De los lugares por los que transita, dando vueltas y más vueltas, solamente reconoce la Estación Varela, un lugar con la gente amontonada subiendo a destartalados micros truchos.
    En la estación Quilmes hay un mundo de gente tratando de viajar hacia la Capital. Sencillamente no soporta hacer fila en un día en el que no tiene obligación de hacerlo, por lo cual esquiva el problema al ver un lindo y ciudado 278 que llega a su vieja y querida estación Lomas, por donde hace muchos años no tiene el gusto de andar; ahí también se puede comprar alguna cosa y además comer. Le toca un coche que se llena en el camino, parando en todas las esquinas posibles.
    Laprida está casi como la recordaba; come algo y pasea un rato, pero no le dan ganas de comprar nada. Es como si hubiera estado ahí anteayer y ni siquiera le da nostalgia.
    Para seguir esquivando Capital, se toma el primer colectivo que dice Puente La Noria, un 553 con suspensión marca Machucón, que lo lleva a pasear por los baches y calles inundadas, aún con sequía, de Villa Albertina y Budge.
    Llega por fin a la Terminal de La Noria, que es mucho peor a la que conocía. Para colmo, para tomar 21 y el 28 hay que cruzar en medio del barro; eso tampoco lo piensa hacer.
    Más cerca, y más secos, están unos colectivos azules, bastante nuevos, con poca gente esperándolos. Los carteles dicen que van a Morón, pero viene uno con un cartón blanco pegado con cinta scotch en el parabrisas que dice “Hasta Ramos Mejía”. El viaje resulta largo, el 298 lo pasea por todos lados, yendo por calles angostas y avenidas llenas de semáforos.
    En Ramos cruza por el túnel y busca algo que lo lleve a Panamericana, pero al no conocer la zona y ver un 182 con asientos libres que va a José C. Paz, se sube, ya con ánimo aventurero; sabe que por lo menos lo va a dejar más cerca de Maschwitz.
    Al principio no le gusta su decisión, porque el colectivo no para de dar vueltas y llenarse de gente, pero de pronto sale a un lugar descampado y, aunque respira aire viciado, el sólo ver algo de verde lo pone de buen humor, sobre todo cuando comienza a circular por una ruta con árboles por ambos costados. Luego, cuando se da cuenta que se trata de Campo de Mayo, trayéndole a la memoria los Años de Plomo, pero ni siquiera eso le tira abajo su buen estado de ánimo.
    Cuando llega a San Miguel ve que hay una peatonal y se baja. Ahora sí tiene ganas de pasear y comprarse algo; da una vuelta, tranquilo, contento de poder caminar; se gasta unos Pesos en un CD y en una artesanía para regalarle a su tía.
    Después, como no hay nada directo a Maschwitz, se toma un 315 con olorcito a nuevo que va a 197 y Panamericana; es un error, porque sale para el lado contrario, hace como cuarenta cuadras, se mete por un barrio, hasta que por fin llega a 197 y recién ahí encara para donde tiene que ser. Por supuesto que se llena y demora mucho más de lo previsto; justo ahora, que ya está apurado.
    En Panamericana se pone a esperar el 60. Después de quince minutos, se preocupa, ve pasar dos o tres para el lado de Capital y los coches estaban viejos: no es la línea de antes, con los últimos modelos y la mejor frecuencia de Buenos Aires. Por fin viene uno a Escobar, lleno, que lo deja bastante cerca. Lo toma y se relaja, aunque iba apretado: ya falta poco.
    Hacen uno o dos kilómetros, cuando de pronto el colectivo se para; el chofer se baja, mira el motor y dice que se quedó sin tracción, que por favor esperen el siguiente coche. Están como diez minutos parados al costado de la colectora hasta que viene otro del mismo ramal, lleno; suben menos de la mitad de los pasajeros; espera y, más tarde, un chofer de la 204 se apiada y los deja subir por la puerta trasera. Totalmente aplastado y cansado, llega a la casa de su tío.
    No hay nadie.

  2. Los siguientes 4 usuarios agradecieron a Claudyo por este comentario:


  3. #2
    Fecha de Ingreso
    agosto-2015
    Ubicación
    San Justo, La Matanza
    Mensajes
    96

    Predeterminado Re: Cuentos de los usuarios

    Gracias por los agradecimientos. Este es un cuento viejo al que modifiqué para publicar aquí. Creo que me quedó incongruente en mencionar en el mismo texto al Río de La Plata y al 298 a Liniers, que no coexistieron, pero este post no me deja editarlo. Al thread lo titulé simplemente "cuento", no sé como apareció "Cuentos de los ususarios", debe haber sido algo automático o de algún administrador. Entonces aviso aquí: donde se lee "Río de La Plata", leáse "Plaga", que es el nombre que se ganó el Grupo de pulpos rojos.

  4. #3
    Fecha de Ingreso
    junio-2010
    Ubicación
    Banfield (Villa Bénquez)
    Mensajes
    3,985

    Predeterminado Re: Cuentos de los usuarios

    Fui yo. El foro no es un blog personal, ni los tópicos son particulares de cualquier usuario. Por eso lo renombré, para quien desee guste publicar.

  5. #4
    Fecha de Ingreso
    agosto-2015
    Ubicación
    San Justo, La Matanza
    Mensajes
    96

    Predeterminado Re: Cuentos de los usuarios

    Gracias por la explicación. Y disculpas, soy nuevo por aquí. Sería bueno que algunos se animen, por ejemplo, a escribir algunas anécdotas en forma de cuento, donde las historias se basen en temas del Foro. Con alguna exageracion y hasta un poco de fantasía, podríamos llevarlas a otro nivel. Creo que escribir es fácil cuando el tema a desarrollar nos apasiona. Saludos a todos.

  6. #5
    Fecha de Ingreso
    agosto-2015
    Ubicación
    San Justo, La Matanza
    Mensajes
    96

    Predeterminado Respuesta: Cuentos de los usuarios

    ODA A LA VENTANILLA

    Primero me sacaron los hermosos y coloreados boletos.
    Chau capicúas, colecciones y billetes para pagar.
    Hola problemas con las monedas, impresiones ilegibles y rápidamente borrables.
    Después me sacaron el ticket.
    Chau horario de subida.
    Hola búsqueda de sitios de compras y recargas.
    Encima me sacaron los carteles pintados.
    Chau letras grandes y claras.
    Hola leds apenas visibles de nuevos e ilegibles después de poco tiempo.
    Además me sacaron los colores distintivos.
    Chau reconocer la línea de lejos.
    Hola pintura blanca, barata y aburrida.
    Pero llegó lo peor: me eliminaron mis queridas ventanillas.
    Chau a quienes tantas veces me salvaron.
    Inviernos y veranos.
    Siempre dispuestas a dejar entrar aire fresco.
    Protegiendo mi gran nariz y las delicadas narices de mi esposa e hija.
    Era asomarse discretamente y respirar.
    Huir de los olores a chivo, pata, pedo, vómito y demás pestes.
    Tantas veces me amparé en ti.
    Y otros pasajeros se apiadaron de los demás.
    Sin levantarse, abriendo la distancia necesaria para aliviarnos.
    Haciendo circular el aire, llevándose gérmenes.
    Te extraño.
    Pero ya esta tarde.
    Ya no me puedo quejar.
    La burocracia, insensible y demagógica, triunfa.
    Se ampara en el progreso.
    Señala pequeñas ventajas.
    Olvida grandes problemas.
    Incluyendo el mayor gasto de combustible.
    Y mañana se olvidará de controlar su alabado sistema.
    O lo hará con hijos y entenados.
    Y exigirá a los demás, con gran e interesado rigor.
    Soy una pequeña voz nostálgica.
    Que apenas se escucha cuando grito:
    ¡Hola, maldito aire acondicionado!

  7. El siguiente usuario agradeció a Claudyo por este comentario:

    ELC

Normas de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
  • BB code is On
  • caritas están On
  • [IMG] está On
  • [VIDEO] code is On
  • Código HTML está Off