Que lindo!! Yo lo veo todos los días desde la oficina. Cruzar hacia Puerto Madero es una tortura, pero sin dudas el sacrificio rendirá frutos. El ruido de los camiones y el humo entrando a la oficina todo el tiempo es insoportable.