La verdad,es que estos grafiteros,son unos desastres nucleares sin remedio