Ver post
  #11  
Old 10-05-2009, 08:16 PM
Martin64 Martin64 is offline
Banned
 
Registrado: May 2009
Mensajes: 7.940
Agradecimientos: 5.626
4.990 gracias en 2.625 comentarios
Predeterminado Re: ¿El colectivo, es o no invento Argentino?

Cita:
Originalmente escrito por Ivan Gigirey Ver post
Es un Invento Argentino! ... Somos los pioneros !!! ....

Todo surge por el año 1920, cuando un grupo de taxistas se reunía en un bar de Buenos Aires para discutir sobre un nuevo medio de transporte, principalmente para llevar a mas pasajeros y de esta manera apalear el costo de los taxímetros.
Fue exactamente en 1928, Cuando Hipólito Yrigoyen ganaba las elecciones con el doble de votos que su rival, Melo, y la Argentina perdía dos figuras de peso: el político Juan B. Justo y el escritor Roberto J. Payró; cuando en Londres se podía ver la primera imagen en televisión; cuando Einstein presentaba su teoría del campo unificado y Malcom Campbell conducía un automóvil a 333 kilómetros por hora...
Aquel año, los taxis de Buenos Aires comenzaban a sentir la falta de pasajeros y en un cafetín de Carrasco y Rivadavia (hay quien dice que fue en la esquina de Rivadavia y Lacarra), se reunían a pasar el mal rato un grupo de taxistas cansados de tanto infortunio.
Entre los cabecillas de aquellas tertulias figuraban José García Gálvez, español naturalizado argentino y ex chofer de Jorge Newbery; Rogelio Fernández, quien años después correría en TC, Pedro Etchegaray; Manuel Pazos: Felipe Quintana; Antonio González y Lorenzo Porte.
A quién se le ocurrió la idea de poner en práctica el "taxi colectivo", no se sabe, probablemente surgió entre todos. El hecho es que el 24 de septiembre de 1928 en la misma esquina donde se juntaban, comenzaron a ofrecer a los gritos un viaje hasta Caballito por 20 centavos (la quinta parte de lo que hubiera costado en taxi), o a Flores por sólo 10. En esto también hay opiniones encontradas.
Algunos estudiosos del tema aseguran que los viajes ofrecidos eran a Plaza Once por 10 centavos, y como el negocio fructificó se extendieron hasta Plaza de Mayo por 20 centavos, la cuestión es que la gente se animó y comenzó a subir.
Para brindar mayor comodidad, ampliaron la capacidad de los coches y llevaban un pasajero junto al conductor y cuatro en la parte de atrás.
Cuentan que aquel día de primavera, a las 8.30, partió hacia Primera Junta el primer colectivo de la historia.
Dado el éxito de la iniciativa, muchos comenzaron a ponerla en práctica. Inclusive, surgió una segunda línea que llegaba hasta Plaza de Mayo y que comenzó a rivalizar con la primera, a tal nivel que se registraron violentos encontronazos; pero luego terminaron fusionándose.
Desde su nacimiento afrontó inconvenientes de todo tipo: ofensivas de los tranvías que lo acusaban de competencia desleal, impuestos especiales y hasta expropiaciones. Pero no se puede negar que el invento ganó la batalla y se popularizó.
Este invento argentino llegó a Uruguay, Paraguay, Brasil y, lentamente, a otras ciudades del mundo.
Con el tiempo, el vehículo creció. Fue pintado con alegres colores, inscribió en sus costados el nombre de su empresa fileteado, de cobrarse el boleto al descender se pasó a pagar al comienzo del recorrido y hoy, con unidades cada vez más modernas, con "maquinitas" que sólo aceptan monedas, el colectivo sigue andando por nuestras calles...
Un Invento PORTEÑO nacido en Floresta.
Los auto-colectivos de esa primera línea llegaron a ser 40. Llevaban hasta 5 pasajeros y no cobraban boleto al subir: recién cuando llegaban a destino los pasajeros pagaban el viaje (10 centavos hasta Plaza Flores, 20 de punta a punta del recorrido). Al principio, temerosos de sufrir multas o secuestros de vehículos, escribían con tiza en la carrocería las terminales del recorrido. Luego un tablero de madera sobre el parabrisas anunciaba el recorrido y el mismo taxista era el que elegía el número de línea. Así, a la primera línea, le siguió la "8": desde Nazca y Rivadavia hasta Plaza de Mayo. Pero eligieron un mal día para la inauguración: 12 de octubre de 1928, fecha en la que asumió como presidente de la Nación Hipólito Yrigoyen, hecho que les impidió terminar el viaje pues la policía cortó el tránsito para poder realizar la ceremonia de asunción del mando.
Como las mujeres eran reacias a subirse a los colectivos, los dueños contrataron a algunas que viajaban para animar a las demás a hacerlo. Hubo también líneas exclusivas para damas, siendo la que hacía el servicio a Plaza Flores una de las primeras en tener esta modalidad. Comenzaron además a colgar un reloj de bolsillo en el tablero para poder verlo y cumplir con el horario de llegada a los destinos. Había taxistas que no gustaban de la innovación, ya que se trabajará más, y el auto podía romperse más fácil por el exceso de peso.
Al poco tiempo se vieron en la necesidad de carrozar los coches para incluir más pasajeros. Fue de José Fonte y José Chiofalo el primer colectivo en tener este tipo de carrocería, y las misma fue realizada por Calzón y Rodríguez Hnos. De esta manera podían entrar 11 pasajeros: tres atrás, tres en el medio, uno adelante, dos en sendos transportines de cada lado, y dos más al junto al chofer.
Te dejo la continuación del relato........


En realidad la idea había surgido 14 años antes. Fue en Estados Unidos, más concretamente en Los Angeles. Diversos estudiosos de la historia de los tranvías norteamericanos cuentan que a principios de julio de 1914 (uno da la fecha exacta: 1 de julio) un grupo de desocupados se lanzó a cubrir un servicio con tarifa y recorridos fijos, a la largo de algunas líneas de la Pacific Electric, la empresa más poderosa de la región. A estos rodados (eran un auto común de la época) se los bautizó “jitneys”, cuya traducción sería para nosotros como decir “chirola” (moneda de poco valor).
A fines de julio de 1914, es decir cuando apenas había transcurrido un mes desde el estreno, había solamente en Los Angeles unos 800 “jitneys”, y ya había surgido en casi todas las grandes ciudades norteamericanas. Un años después operaban en todo Estados Unidos entre 6.000 y 10.000 jitneys. Las compañías tranviarias lucharon contra los jitneys lo mejor que pudieron. Después de 1915 la moda comenzó a declinar. El mejoramiento de las condiciones laborales en otras actividades –ya superada la crisis, y a caballo de las ganancias que el país empezaba a obtener abasteciendo a las naciones en guerra- hizo que muchos propietarios de jitneys consideraran que obtenían pocas ganancias. No obstante, alrededor de 1921 se mantenían activos entre 2.000 y 3.000 jitneys.


Fuente
Citar y responder
El siguiente usuario agradeció a Martin64 por este comentario:
Normandie (10-05-2009)